jueves, 23 de diciembre de 2010

Las Rutas Comerciales en Asia - Las Rutas de la Seda y China - 1ª Parte

Tabla de contenido


1ª Parte:
  • Introducción
  • Contextualización cronológica, geográfica e histórica de los primeros momentos......................................................................................................
  • Nacimiento de “La Ruta de la Seda”..............................................................
  • Capítulo I: la ruta interior
  • Localización geográfica .................................................................................. 
2ª Parte:
  • Pueblos y viajeros...........................................................................................
  • Mercancías ....................................................................................................
  • Capítulo II: la ruta marítima
  • Localización geográfica ..................................................................................
3ª Parte:
  • Pueblos y viajeros…………………………………………………………..
  • Capítulo III: recepciones y aportaciones ........................................................
  • Capítulo IV: declive y renacimiento de la Ruta de la Seda.................................
  • Bibliografía ………………………………………………………………….


 
INTRODUCCIÓN

Fig. 1 Rutas Transasiáticas s. I aC
“Vosotros, Señores, Emperadores y Reyes, Duques y Marqueses, Condes, Caballeros y Burgueses, y todos aquellos que queréis conocer los distintos pueblos y las múltiples diferencias de nuestro mundo, tomad este libro y hacedlo leer. Encontraréis las grandiosas maravillas y las numerosas variedades de la gran Armenia, de Persia, de Turquía, de la Tartaria, de la India y también de tantas otras provincias, todo esto nuestro libro os lo mostrará ordenadamente, tal como micer Marco Polo, un prudente y noble ciudadano de Venecia, lo ha explicado, como testigo ocular. Si en este libro se encuentran narradas cosas que él no vio, es que ha oído hablar de ellas a personas dignas de ser creídas; por esta razón daremos por vistas cuantas cosas diga que ha visto, y daremos por cierto cuanto diga que ha oído contar; de esta manera nuestro libro será verídico, digno de ser creído y desnudo de toda mentira”

(El Milione, Marco Polo) (1)

Unas de las primeras vías de comunicación así como de intercambio cultural y comercial entre los pueblos del hoy llamado continente asiático fueron muy posiblemente los grandes ríos que lo surcan.

Efectivamente, a pesar de los grandes y difíciles obstáculos de su orografía: grandes desiertos (como el de Gobi y el de Taklamakan) o de sus elevadas cadenas montañosas (como las del Himalaya), las corrientes, las grandes corrientes fluviales, han sido a parte del origen de muchos mitos cosmogónicos, el primer gran medio de conocimiento del “otro”. Rios con un gran valor simbólico y/o histórico en la memoria de los pueblos como el Brahmaputra, el Sind, el Ganges, el Yangtzi o el Huanghe, todos nacidos en la gran cordillera más larga y alta del mundo, el Himalaya.

Pero el hombre no se ha dejado intimidar por las dificultades y se lanzará a la conquista de otras vías, ya sea a través de las montañas o incluso de los desiertos, con mayor o menor fortuna, con mayor o menor habilidad.

Siendo conscientes del vasto espacio geográfico (Fig.1) siempre a la merced de los movimientos expansivos y de retroceso de los pueblos y volumen de información del que se dispone sobre el tema, intentaremos hacer un cuadro lo menos insistente posible en datos y cifras y dar un panorama general lo suficientemente claro.


Contextualización cronológica, geográfica e histórica de los primeros momentos

Iniciamos nuestro recorrido por China, podríamos decir que las primeras “rutas comerciales” iniciadas fueron los ríos Yangtzi y Huanghe, sobre los cuales navegarán los primeros pueblos de la cultura de Yangshao (仰韶) localizados en las tierras de Loess en el valle del río Huanghe y afluentes (Wei y Fen), Dawenkou (大汶口) en la península de Shandong, Hongshan (红山) mas al norte a las orillas del río Liao (sur de Manchúria), y del Yangzi, entre los cuales aumentarán los contactos ya hacia el 4.000 aC, contactos no siempre de carácter pacífico.

Es tras un largo período de luchas entre los distintos pueblos chinos, hasta el predominio de los Zhou occidentales (1050-770 aC), que caerán a manos de las tribus bárbaras occidentales, y los posteriores conflictos bélicos de los periodos de Primaveras y Otoños (770-463 aC) y los Reinos Combatientes (43-221aC), que se harán prioritarias dos necesidades: una arca de finanzas fuerte y una mejor red de comunicaciones; la primera, para mantener los ejércitos que, continuamente en guerra, tenían que ser pagados y alimentados (de aquí la gran importancia que tendrá en la historia china la agricultura, base primaria de su economía) y la segunda, el aumento de los contactos entre los estados combatientes. De todos estos pueblos el Qin pasará a la historia por aportar el primer emperador de una China unificada, llevando a cabo una ingente cantidad de obras públicas como la construcción de una completa red de carreteras que será continuada por los emperadores de la siguiente dinastía, la Han (Han Anteriores 202aC-9dC y Han Posteriores 25-220dC). Ahora, otro de los grandes problemas a parte de reforzar la unidad del reino y del poder, serán los peligros provenientes de los pueblos bárbaros que, atacaban las fronteras, principalmente los xiongnu, al norte del Huanghe. Se sucederán políticas de enfrentamientos bélicos con políticas de intercambio pactista: matrimonios, obsequios, siendo tanto unos como otros excesivamente onerosos a la larga. Es en este período, concretamente el 139 aC, cuando un hombre, Zhang Qian, llevará a cabo una misión expedicionaria que le llevará mas allá de los límites conocidos por el reino chino.

Fig. 2 Zhang Qian deja a Wudi
(Cuevas Mogao, Dunhuan 618-712)
Fuente: www.answers.com/topic/yuezhi

Obedeciendo ordenes del emperador Han Wudi, Zhang Qian (Fig. 2) junto con una expedición de mas de 100.000 hombres partirá hacia Mongolia y el desierto de Taklamakan, donde ya habían implantadas colonias militares (tuntian 屯田) y que posteriormente permitirán a los Han una sólida base en el corredor de Gansu) en busca de un pueblo, los da yuezhi, que pudiera ayudarles a vencer a los xiongnu. Sus peripecias le llevarán a él y a su servidor, únicos supervivientes tras el encuentro con este pueblo) a atravesar el Pamir, encontrando finalmente a los da yuezhi en la provincia alejandrina de Bactriana, (noroeste de la India).

"Daxia está situado a unos 2.000 li (1.000 kilómetros) al sudeste de Dayuan (Ferghana), al sur del rio Gui (Oxus). Su gente cultiva la tierra y tiene ciudades y casas. Sus costumbres son como las de Dayuan. No tiene un gran gobernante sino unos jefes poco importantes que dirigían las distintas ciudades. La gente es pobre en uso de armas y temen la batalla, pero son astutos en el comercio. Después de los Gran Yuezhi se trasladaran al oeste y atacaran y conquistaran Daxia, todo el país quedó bajo su dominio . La población del país es grande , alcanzando los 1,000,000 o mas personas. La capital es Lanshi (Bactra) donde todo tipo de mercancías eran compradas y vendidas."

(Shiji 123, Zhang Qian, traducción Burton Watson).

Habiéndose negado este pueblo a colaborar, regresará ante el emperador sin la misión cumplida pero con una valiosa información tanto estratégica como material, trayendo consigo semillas de plantas desconocidas como la uva y sobre todo, la noticia de que, más allá del Pamir había regiones en las que se encontraban productos chinos, como la seda.

La política expansionista de Han Wudi hará que se multipliquen las expediciones hacia aquellas tierras con un doble objetivo: la expansión de la hegemonía del imperio chino (con la eliminación de los xiongnu que gobernaban sobre los pueblos donghu y wuhuan, criadores de caballos del este de Mongolia y Manchuria meridional) y la economía, asegurándose el control de las rutas comerciales de estas regiones. También se consolidan los contactos con el sud-este asiático y el océano índico. Así la expansión de los Han en Mongolia y Asia Central es paralela a sus intentos de penetración hacia Manchuria y Corea.

Es con el general Ban Chao (32-102 dC) que China reconquista el corredor de Gansu, los oasis del Taklamakan hasta llegar a la Ferghana (actual Uzbekistan), uno de sus lugartenientes, Ganying, llegará hasta el Golfo Pérsico.

No obstante, y a pesar de que se comienzan a desarrollar las ciudades a lo largo de las grandes vías de comunicación, fluviales y terrestres, y de que aumentan de manera considerable la presencia de mercaderes extranjeros, las luchas internas entre las familias de los consortes imperiales y los eunucos provoca una nueva crisis hacia mitad del s. II dC. Hacia finales de este siglo los campesinos se sublevan, surge el movimiento de los Turbantes Amarillos (黄巾), el de las cinco Medidas de Arroz (五斗米 道), en Shandong y Sichuan respectivamente, llegando a hacer peligrar el imperio. Le seguirán nuevamente hasta el s. IV, periodos de conflictos bélicos librada entre distintos reinos por la hegemonía del país, como el de los Tres Reinos y los 16 Reinos Combatientes. Esta inestabilidad de dinastías no frenará sin embargo, el movimiento cultural y espiritual que vendrá de la mano de aquellos primeros mercaderes que cruzaron las fronteras chinas de un lado y otro del país, así como de otro tipo de viajeros, los peregrinos.

Viajeros que se desplazarán por todo este territorio enseñando y aprendiendo: misioneros cristianos, nestorianos, monjes budistas, qalandars (viajeros sufís); y así como llegaron numerosos peregrinos budistas a China, desde China saldrán otros peregrinos en busca del conocimiento, como Fa-Xian (399-414), y Chen Hsüan-Tsang (629-645) viajero cuyo largo periplo en busca de escrituras budistas, inspirará una de las obras anónimas mas famosas chinas del s. XVI, “Viaje al oeste” (XïYóuJï 西游记) o también conocido por “Las aventuras del rey mono” (Fig. 14 y 15).

Aunque los mayores movimientos se darán hacia norte, el sur también mantendrá relaciones por mar, de las cuales hablaremos más adelante.

Nacimiento del término “Ruta de la Seda”

"Nicht ohne Bangigkeit stand ich an der Pforte des ungeheuren Reiches, dessen Erforschung durch einen Einzelnen ein verwegenes Unternehmen schien."

(Richthofen, China, 1, S. XXIX) (3) 
La red de caminos comúnmente conocida como la “Ruta de la Seda” fue el resultado de la expansión de los intercambios comerciales y culturales entre China y la cuenca del Tarim. A finales del siglo XIX, Ferdinand von Richthofen(4) denominó “Ruta de la Seda” (Seidenstraße) a los numerosos itinerarios comerciales y culturales por tierra (Fig. 3), tanto primarios como secundarios, que aseguraron los intercambios dentro de Asia Central.

Aunque la seda es la que da nombre a estas rutas, no fue el único producto que transitó por Asia como veremos en los siguientes capítulos.

Capítulo 1

La Ruta Interior



Localización geográfica

“Queriendo ya marchar de Juwârizm, alquilé algunos camellos y compré un palanquín. Llevaba como contrapeso en uno de los lados a mi cuñado ‘Afîf ad-Dîn at-Tûzarî. Mis criados montaban algunos de mis caballos y cubrimos los resnates con mantas, a causa del frío. Entramos en el desierto que se extiende entre Juwârizm y Bukhara, durante dieciocho jornadas de marcha entre arenas deshabitadas, exceptuando un solo pueblo…..Seguimos el camino conocido por Sìbmpo, llegamos a la ciudad ed Wabkana, a un día de marcha de Bukhara, bella ciudad en la que abundan los ríos y jardines…. “

(Ibn Batuta “A través del Islam” capítulo sobre Uzbekistán y Afganistán)

Desde los Han a los Tang, las rutas alrededor del desierto del Taklamakan, en la cuenca del Tarim, conectaban las capitales chinas de Chang’an (el moderno Xi’an) y Luoyang con las fronteras occidentales. En Dunhuang las rutas se bifurcaban en las ramificaciones norte, sur y central, alrededor de la cuenca del Tarim.

Las rutas terrestres orientales partían del Mediterráneo a través de Siria hacia Mesopotamia, el antiguo Irán y la Margiana (Merv), en el oeste de Asia Central (Fig. 4). Las rutas desde la Margiana llegaban a Bactria, en el valle del Oxus, o se bifurcaban al norte hacia la Sogdiana y continuaban a través del valle de Ferghana y la cordillera Alai hacia Kashgar. A través de las montañas del Karakorum, otras rutas secundarias unían directamente las rutas de la seda de Asia Central oriental con las principales rutas del subcontinente indio.

Desde el este asiático, la ruta norte empezaba en la Puerta de Jade, a las afueras de Dunhuang, y proseguía hacia el oasis de Turfán, cerca del complejo de cuevas budistas de Bezeklik. Desde Turfán, esta ruta continuaba por las estribaciones del Tianshan hacia Karashahr y Shorchuk antes de llegar al oasis de Kucha. La ruta norte continuaba por Aksu hasta Kashgar, donde volvía a conectar con la ruta sur.

La ruta sur empezaba en la puerta de Yangguan en las afueras de Dunhuang y continuaba por los oasis que bordeaban por el sur el desierto de Taklamakan, entre los cuales se encontraban Miran, Charklik, Cherchen, Endere, y Niya. Esta ruta seguía la ladera norte del Kunlum hacia Khotan y Kashgar. Una ruta intermedia se dirigía desde Dunhuang hacia la guarnición militar de Loulan en el lago Lop-nor, donde se bifurcaba hacia Miran, en la ruta sur, y Karashahr, en la ruta norte. Los itinerarios de los viajeros alrededor de la cuenca del Tarim dependían de sus objetivos y destinos, el entorno físico y político, y las condiciones económicas.

[1] Las maravillas del mundo, o El Milione, fue traducido a todas las lenguas, y de él se han acabado conociendo unos doscientos códices, aunque su número parece ser superior. Probablemente una de las más famosas crónicas sobre la Ruta de la seda.
[2]"Sin inquietud me encuentro ante la puerta de un inmenso imperio cuya exploración aparece a través de una empresa única y temeraria “

[3]Nacido el 1833 en Karlsruhe/Schlesien, Richthofen, geógrafo y geólogo alemán. Estudió en las universidades de Berlín y Breslau. En sus numerosos viajes exploró Asia y las islas orientales .


Fig. 3 Ferdinand Von Richtofen (Fuente: www.uni-leipzig.de 29/05/07)

No hay comentarios: