domingo, 28 de septiembre de 2014

Prólogo al Evangelio según San Juan

Texto 1:


Este texto forma parte de una breve serie de comentarios que escribí hace tiempo sobre los capítulos I, V y VI de la obra "La Ciencia de la Compasión" de Louis Massignon.



Logos: palabra griega que corresponde a dabar en hebreo cuyo significado es: palabra, promesa, eficaz. [para mayor detalle: http://www.abarim-publications.com/Meaning/Dabar.html#.VCffrfl_sl4]

Del origen surgió la palabra, la palabra dotada de vida, Vida que como semilla dará vida también. En la tradición hinduista del gran Vacío eclosionarán las letras, cada letra es una estación en el desarrollo de la creación, en la tradición islámica la ciencia de las letras, el 'ilmu-l-hurûf, descrito magistralmente por un Al jabir o Ibn 'Arabî.

"... los fines últimos del lenguaje yendo más allá de su utilización como medio de comunicación humana, el lenguaje es una "peregrinación" y un "viaje espiritual" puesto que no se elabora un lenguaje sino para salir de sí hacia otro, para evocar con él a un ausente. La tercera persona en términos gramaticales, al Ghâyib, el Desconocido, como dice la gramática árabe que se busca descubrir e identificar conjuntamente, con el fin de rendir testimonio que ¨´El es la verdad, cuando le hemos aceptado mediante el fiat del corazón, este kun que es mencionado ocho veces en el Corán". 

"Cuando las olas del pensamiento surgieron rápidas del conocimiento (intuitivo) creó formas de lenguaje y voz (para ellos). 

(Entonces) las formas nacieron del Habla (Divina) y una vez más murieron;
las olas fueron llevadas de regreso hacia el océano.

Las formas emergieron de lo sin forma (y entonces) volvieron,
pues "Ciertamente, a El pertenecemos y a El volveremos"

Por lo tanto, tienes una muerte y un retorno (en) cada momento 
Muhammad dijo, "Este mundo es (solo para) una hora"
Maznawi, Yalâl ud-Dîn Rûmî


En ella, en la palabra está el aliento, la vida, y la vida era la luz de los hombres, la luz que hace ver lo que estaba velado para nosotros, Al·lâh es luz sobre luz (Corán 24,35) pero "vino a su casa y los suyos no la recibieron", también es cierto que "Al·lâh iahi man iasha", Al·lâh guía a quien (Él) quiere, pero pongo el pronombre relativo a Al·lâh entre paréntesis pues, probablemente, también podría leerse que Al·lâh guía a aquel que quiere ser guiado, a aquel que acepta hacer espacio en sí mismo para alojarLe.

Juan habla de Jesús, como anterior a él mismo aunque venido posteriormente "este era del que yo dije: El que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo", habla en definitiva del mismo Logos encarnado en Jesús. Habla de una Realidad pre-existente pues con Él era el Verbo/Palabra en el principio. El Corán nos dice que aquello que diferenciará al Adam de los ángeles será justamente el conocimiento de los nombres, el discernir cada una de las existencias. Sin el nombre no hay "reconocimiento" de la misma. La palabra (por denominarla de alguna forma) ya existía, solo había que pronunciarla, hacerla manifiesta.

Massignon calificará al Corán como un recordatorio, "Sad, wa-l-Qur'ân dzi-l-Dzikri" (Corán 38,1) y también como código, un pacto: "Acaso no soy Yo vuestro Señor? Ellos dijeron: Sí, damos testimonio de ello" (Corán 7,172)


Mi imagen permanece en el corazón del rey,
el corazón del Rey estaría enfermo sin mi imagen.
Cuando el Rey me ordena volar por Su Vía,
tomo el vuelo hasta el cenit del corazón como Sus rayos,
Hecho a volar como una luna y un sol, desgarro los velos de los cielos.
La luz de las inteligencias proviene de mi pensamiento;
el cielo fue creado por causa de mi naturaleza original...
Yo poseo el reino espiritual...
No soy congénere del
Pero recibo de ÉL Su luz en Su Teofanía

(Maznavî, II, 1157 s)



Fotografía de Juan Osborne



No hay comentarios: