miércoles, 11 de abril de 2012

En la Taberna



Mi corazón sorbe néctar a diario.
De tanta alegría, olvida el pasado.
Por amor él bebe la primera copa,
Luego nos la entrega y nos embriagamos.
(Rubayāt, Yalāl-ud-Dīn Rūmī)

Escondida en un callejón de la antigua ciudad de Damasco se encuentra la «Taberna», como así suelen llamar los sufís o derviches al lugar de encuentro de la cofradía. La reunión había comenzado en las primeras horas de la noche. Tras la última plegaria del día y el dhikr[1], uno de los músicos da las primeras notas al ritmo de la percusión, seguidas por la voz del recitador y la flauta de caña, símbolo del alma del hombre según la tradición.


El derviche inicia los primeros movimientos mientras los asistentes, sentados en el suelo a su alrededor, siguen con la mirada el blanco fulgor de la falda al girar. El pie derecho le impulsa de manera cadenciosa y rítmica; el izquierdo, firme, mantiene al derviche girador enraizado en el suelo. Con la mano derecha en alto, ofrece su palma abierta, símbolo de aceptación de la energía amorosa del Amado (como poéticamente nombran a Al.lāh), la cabeza, ligeramente inclinada y apoyada en el dorso de su mano izquierda, suavemente posada sobre el hombro, en señal de confianza plena.
Al contrario de lo que muchos piensan, el derviche no gira para buscar algo ni pretende alcanzar estados de trance o falsas iluminaciones; lo hace para celebrar y aunque en él todo gesto es rigor y sobriedad, tras esa imagen blanca en movimiento permanente, hay pasión y ebria alegría. La pasión de los amantes en su encuentro nocturno; es por ello que el giro (Muqābala, el encuentro, en lengua árabe) siempre se realiza hacia la izquierda, marcando la intención y atención hacia el corazón.

La música acaba de golpe, el giro también. Y en medio de un completo silencio, para el derviche solo resuenan como una melodía interna, los latidos del corazón y la respiración agitada; mientras, el cosmos continúa girando y girando. O como cantará Franco Battiato en su Voglio vederti danzare : Gira tutt'intorno la stanza mentre si danza, danza. E gira tutt'intorno la stanza, mentre si danza…




[1] Invocación de los atributos de Al·lâh o repetición de letanías


















No hay comentarios: